Ictus hemorrágico y demencia: una relación muy estrecha

 

Científicos franceses confirman una vez más la interrelación entre ictus hemorrágico y demencia con una investigación presentada en una conferencia internacional sobre ictus que se celebra en estos días en EE.UU.

La demencia vascular es el segundo tipo de demencia más común después de la provocada por la enfermedad de Alzheimer. Y no es extraño si se tiene en cuenta que entre sus factores de riesgo más establecidos está el ictus o accidente cerebrovascular, una de las mayores causas de muerte en el mundo.

La demencia vascular ocurre cuando el flujo sanguíneo al cerebro se ve afectado, ya sea por accidentes isquémicos transitorios y repetidos (de ahí que también se le conozca como demencia multinfarto) o por un ictus. Cuando se afecta el flujo de sangre al cerebro las neuronas mueren, y dependiendo de la zona donde han muerto, se deterioran unos procesos u otros, de ahí que la pérdida de memoria no sea siempre el síntoma predominante en las personas que padecen demencia vascular. Según la organización inglesa Stroke, más de un cuarto de las personas que pasan por un ictus desarrollan demencia en los tres meses siguientes al evento.

 Esta relación entre ictus y desarrollo de demencia es confirmada de forma frecuente por diferentes estudios en todo el mundo. Recientemente, durante una conferencia internacional sobre ictus que desarrolla laAmerican Heart Association en la ciudad de Los Angeles, en California, EE.UU, investigadores franceses presentaron los resultados de un estudio en el que se analizó la incidencia de demencia en personas que pasaron por un ictus de tipo hemorrágico, el que ocurre cuando se rompe un vaso sanguíneo cerebral. Los resultados poco sorprenden: el riesgo de demencia aumenta.

LA ANGIOPATÍA AMILOIDE CEREBRAL, UN RIESGO PARTICULAR.

ictus-y-demencia

Foto: 2ti.es

Los investigadores analizaron a un grupo de 218 personas que sufrieron un ictus hemorrágico y que a los seis meses de ocurrir el evento estaban aún libres de demencia. Sin embargo, al año, el 20% de esas personas había desarrollado demencia y pasados los 5 años, 63 personas habían sido diagnosticadas de demencia.

Encontraron que entre los factores que aumentan el riesgo de demencia después de ocurrir un ictus está la localización de la hemorragia en el cerebro, la edad de la persona y si tiene un historial previo de ictus o ataques isquémicos transitorios, además de la severidad del accidente cerebrovascular.

Destacan un factor de riesgo particular, algo que ya ha sido confirmado por investigaciones previas: si las personas que pasan por un ictus tienen lo que se conoce como angiopatía amiloide cerebral, el riesgo de desarrollar demencia es mucho mayor. La angiopatía amiloide cerebral es una causa frecuente de hemorragias en el cerebro y ocurre cuando las proteínas llamadas amiloides, las que también están involucradas en el origen de la enfermedad de Alzheimer, se acumulan en las paredes de las arterias cerebrales.

 

Los autores del estudio hacen un llamado a los profesionales de la salud a que adviertan del riesgo de demencia a las personas que han sufrido un ictus, una consecuencia que muchas veces es ignorada ante la avalancha de otros efectos secundarios que un evento de esta naturaleza puede provocar.

CONTROLAR LOS FACTORES DE RIESGO MODIFICABLES.

650_1200

Los accidentes cerebrovasculares tienen factores de riesgo muy controlables. En el caso de los accidentes hemorrágicos, el factor de riesgo fundamental es la hipertensión arterial, una afección que también se considera que aumenta el riesgo de enfermedad de Alzheimer.

Los consejos para disminuir el riesgo de demencia, tanto la vascular como la provocada por la enfermedad de Alzheimer, son semejantes: llevar una dieta saludable, una vida activa física y socialmente, dormir con la calidad y las horas necesarias y evitar hábitos poco saludables como fumar o beber en exceso. El riesgo nunca va a ser cero, pero la cifra máxima puede que sí la decidamos nosotros.

Referencias

American heart association (2016, February 17). Bleeding stroke associated with onset of dementia. American heart association. Disponible en http://newsroom.heart.org/news/isc-16-wednesday-news-tips?preview=3a2c

Grupo de Estudios de Enfermedades cerebro-vasculares de la SEN. (2015). ¿QUÉ ES EL ICTUS?, ¿CUÁLES SON SUS CAUSAS? | GEECV. Disponible en http://www.ictussen.org/?q=node/90

MedlinePlus. (2014, July 27). Angiopatía amiloide cerebral: MedlinePlus enciclopedia médica. Recuperado el 18 de febrero de 2016 de https://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/000719.htm

Stroke Association. (2013). Dementia after stroke. Disponible en http://www.stroke.org.uk/sites/default/files/Dementia%20after%20stroke_0.pdf

 

Fuente: http://www.2ti.es/2016/02/ictus-hemorragico-y-demencia-una-relacion-muy-estrecha/

Anuncios

Acerca de ascadacr

Organización sin fines de lucro, en pro de familiares y cuidadores de pacientes con Alzheimer y enfermedades afines.
Esta entrada fue publicada en Cuidadores, Familiares, Gerenal. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s