Demencia vascular

Por el Prof. Warren Crowther – Ex cuidador

 

brain-stroke

 

La clasificación que han distribuido de categorías de demencia es un indicador del estado de evolución de análisis científico de Alzheimer´s y otras demencias.     Ahora, hay publicaciones que dicen que la demencia vascular es segunda en frecuencia entre demencias, y muchas personas tienen aspectos combinados de Alzheimer´s y demencia vascular.    En las ciencias médicas ni siquiera existía reconocimiento de la demencia vascular hace 20 años.

Esta clasificación muestra que todavía están muy lentos de reconocer transiciones o derivaciones de una enfermedad cerebral a otra, llegando a demencia.    Es que personas con tumores cerebrales cancerosos no han vivido tanto tiempo como está sucediendo ahora para llamarles suficientemente la atención y estudiar como tratar estos casos, como una enfermedad y sus tratamientos conducen a otras enfermedades.

Mi esposa costarricense, Nidia, ejemplificó una demencia vascular no exactamente como presentan ahora esa clasificación.   Ella fue diagnostica en el Hospital Calderón Guardia en 1981 con un tumor cerebral calificado como terminal (con probabilidades de una muerte inminente), e inmediatamente le hicieron cirugía y tratamientos radio, quimo y ocupacional, que la permitieron a sorprender a todo el mundo y seguir dando clases como maestra de escuela en Fátima de Desampa y en 1992 dar luz a nuestro hijo que los médicos en California dicen que puede ser único en el mundo nacido sanamente a una mujer con esa patología.    Un tiempo después manifestó en episodios lo que identificamos como radionecrosis, un efecto retrasado de la radioterapia, y los doctores acá y en los EE.UU. no sabía como diagnosticar esta enfermedad en esa época pero encontré un investigador médico estudiandola  en Canadá en 1999, llevé Nidia allá, y con las indicaciones de él ella dejó a tener los episodios durante varios años.   En 2006  comenzó a manifestar el patrón de episodios de demencia vascular, diagnosticaron un nuevo tumor en 2010, y se murió a fines de 2014.    Con la demencia vascular, experimentamos mucho con lo que la medicina ha llegado a ver tan valiosa que es el trabajo con la plasticidad cerebral.     Sumamente importante fue la actitud de ella durante esos 33 años de tener metas sucesivas, perseverancia, fé, aceptar nuestro estudio de opciones y nuestra ayuda para mediar sus condiciones médicas y psicosociales, y experimentar siempre con disciplina y con consulta a los médicos.   Vivió bastante bien gran parte del tiempo, depende de cómo uno define “terminal”, “lucidez” y “discapacidad”.

Estoy haciendo un texto, ya con 275 páginas pero muy rústico y en gran parte en el inglés, sobre la experiencia con Nidia, y como durante 33 años ella fue un experimento en las distintas fases 5-10 años antes de que comenzaron a prestar seria atención y realizar pruebas clínicas para comprender y tratar las distintas patologías de ella en secuencia.    Estoy buscando un editor bilingüe para ayudarme a editar tres variantes de libro, uno para pacientes, uno para cuidadores familiares y uno para personal médico y psicosocial.

Puedo compartir el índice (en español y en el inglés) a los interesados (warren13@racsa.co.cr) y ofrecer los borradores de secciones de interés, pero en gran parte están en el inglés que no hemos traducido todavía (en parte, porque gran parte del material científico que estoy citando está en el inglés).    Elaboro sobre temas que tienden a ser relegados en otros libros de cuidadores, por ejemplo relaciones intrafamiliares incluso con los niños presentes, y la montaña rusa de cuido de estas patologías.

A la par, quiero hacer una antología de casos excepcionales de pacientes como ella, no solamente para pacientes y cuidadores sino también para que los médicos tengan esta referencia sobre qué hacen las personas que superan mucho los pronósticos científicos en cuanto a la prolongación y calidad de vida.   Me encantaría conocer de otros casos y si las familias quiere elaborarlos.

El patrón de demencia vascular (comenzando en 2006, ella 55 años de edad, no tanta de “edad avanzada”), derivada de una secuencia de tumor cerebral terminal (Astrocytoma III-IV, diagnosticada en 1981), la radioterapia produciendo la radionecrosis retrasada (manifiesta en episodios entre 1994 y 1999), con un nuevo tumor (Meningioma, diagnosticada en 2010), hasta su muerte en 2014.   Sin indicaciones de nada genética en la familia.

Warren Crowther, Profesor de la Universidad de Costa Rica

 

ASCADA

 

 

 

 

 

 

Acerca de ascadacr

Organización sin fines de lucro, en pro de familiares y cuidadores de pacientes con Alzheimer y enfermedades afines.
Esta entrada fue publicada en Cuidadores, Familiares, Gerenal, Médicos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s