Por qué las personas con demencia frontotemporal pueden carecer de empatía (y los enfermos de Alzheimer no tanto)

Las personas con demencia frontotemporal pueden carecer de empatía debido al deterioro de áreas cerebrales claves implicadas en la experiencia emocional. En los enfermos de alzhéimer se afecta la empatía cognitiva mientras que la empatía afectiva está más preservada.

estres-y-demencia

La demencia frontotemporal (DFT) es una de las causas principales de demencia antes de los 65 años. En las personas con esta condición muchas veces las alteraciones del comportamiento, el lenguaje o la personalidad anteceden a los déficits clásicamente asociados a la demencia, como el deterioro de la memoria.

Es común escuchar a los familiares quejarse de que su padre ha cambiado radicalmente y de ser “muy formal” ha pasado a ser una persona conflictiva y con comportamientos inadecuados socialmente.

Existen varias formas de DFT, en dos de ellas la afectación fundamental se da en el área del lenguaje, pero en la tercera, los síntomas más llamativos se dan a nivel del comportamiento y la personalidad. La variante conductual de la DFT provoca un síntoma que tiene un impacto particular en los cuidadores: la falta de empatía hacia los demás. El enfermo parece no comprender o tan siquiera importarle los sentimientos de quienes lo rodean ni el efecto de su comportamiento en los otros. En un cuidador esto puede ser muy frustrante ¿Por qué sucede así? ¿Por qué es más común en la variante conductual de la DFT? En los enfermos de alzhéimer esta queja, aunque existe, es menos común entre los cuidadores.

Una investigación de científicos del centro Neuroscience Research Australia ha descubierto la razón fisiológica que explica por qué algunas personas con demencia frontotemporal pueden carecer de empatía. Los resultados del estudio han sido publicados en la revista Journal of Alzheimer’s Disease.

POR QUÉ PARECE QUE TUS LÁGRIMAS NO LE IMPORTAN NADA

Los investigadores estudiaron a 71 personas: 25 con enfermedad de Alzheimer, 24 con la variante conductual de la demencia frontotemporal y 22 adultos mayores sanos que constituían el grupo control. A cada participante se le realizó estudios de neuroimagen así como entrevistas a los cuidadores.

Encontraron que en ambos grupos, el de enfermos de alzhéimer y los que tenían DFT, las personas tenían problemas para comprender las emociones de los demás, lo que se denomina empatía cognitiva, pero en el caso de las personas con DFT tenían grandes dificultades para experimentar emociones en respuesta a las experiencias afectivas de los otros, la llamada empatía afectiva. Mientras un paciente de alzhéimer, debido al deterioro de las funciones mentales, puede no comprender por qué su esposa llora, sí es capaz de conmoverse ante las lágrimas. En el caso de las personas con DFT esas manifestaciones emocionales los dejan indiferentes.

La clave parece estar en el deterioro de regiones cerebrales, en especial la llamada corteza insular o ínsula, implicadas en la regulación del comportamiento social y la experiencia emocional. Las pruebas de neuroimagen indicaron que esas regiones se encontraban más deterioradas en las personas con DFT.

Según comenta la autora líder del estudio,  Muireann Irish:

“(El estudio) aporta conocimiento y comprensión a los cuidadores sobre la razón orgánica para este cambio que puede ser tan angustiante”.

Aunque la falta de empatía, conociendo o no la causa, puede ser muy difícil de manejar para los cuidadores, saber que existe una causa orgánica sin duda predispone más a la compresión del cuidador.

Referencias

Alexander, H. (2016, June 10). Study shows why some dementia patients lack empathy. The Age. Recuperado de  http://www.theage.com.au/national/health/study-shows-why-some-dementia-patients-lack-empathy-20160609-gpf4vm.html

Dermody, N., Wong, S., Ahmed, R., Piguet, O., Hodges, J. R., & Irish, M. (2016). Uncovering the neural bases of cognitive and Affective empathy deficits in Alzheimer’s disease and the behavioral-variant of Frontotemporal dementia. Journal of Alzheimer’s Disease,Preprint(Preprint), 1–16. doi:10.3233/JAD-160175

Fernández-Matarrubia (2015). Demencia frontotemporal variante conductual: Biomarcadores, una aproximación a la enfermedad.Neurología30(01), 50–61. doi:10.1016/j.nrl.2013.03.002

Fuente: http://www.2ti.es/

 

 

Anuncios

Acerca de ascadacr

Organización sin fines de lucro, en pro de familiares y cuidadores de pacientes con Alzheimer y enfermedades afines.
Esta entrada fue publicada en Articulos en medios de comunicación, Gerenal. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s