Exceso de hierro y Alzheimer

Exceso de hierro y Alzheimer

Por el Dr. Mercola

El hierro que salva vidas en realidad aumenta la senilidad en muchas personas

El hierro es esencial para casi todas las formas de vida, incluyendo los seres humanos, ya que es una parte clave de diversas proteínas y enzimas que participan en el transporte de oxígeno y la regulación del crecimiento y diferenciación celular, entre otros usos.

Una de las funciones más importantes del hierro es proporcionar hemoglobina (proteína en los glóbulos rojos), un mecanismo a través del cual se puede unir al oxígeno y llevarlo a lo largo de sus tejidos, ya que sin la correcta oxigenación las células comienzan a morir rápidamente.

Si usted tiene muy poco hierro, es posible que experimente fatiga, disminución de la inmunidad o anemia por deficiencia de hierro, lo cual puede ser grave si no se trata.

Sin embargo, si usted tiene una cantidad de hierro más elevada de que la que su cuerpo necesita para satisfacer sus necesidades de hemoglobina (para la oxigenación celular), lo que tiene es un peligroso excedente.

Su cuerpo tiene una capacidad muy limitada para excretar el hierro, lo que significa que se puede acumular en sus tejidos y órganos, un suceso peligroso ya que el hierro es un potente oxidante y puede dañar los tejidos del organismo, lo cual contribuye a problemas de salud graves, como la enfermedad de Alzheimer.

La reducción de los niveles de hierro podría proteger su cerebro contra el Alzheimer

Los altos niveles de hierro en la sangre pueden llevar a la producción de radicales libres capaces de dañar las neuronas en su cerebro. También se cree que el hierro se acumula en altos niveles, y es extremadamente reactivo en las placas de beta-amiloide que se encuentran en el cerebro de los pacientes con Alzheimer.

Un nuevo estudio en animales reveló que la reducción de los niveles de hierro en la sangre dispara los niveles de beta-amiloide y la proteína tau fosforilada, lo que altera la capacidad de las neuronas de transmitir las señales eléctricas, para volver a la normalidad1.

Expertos en el metabolismo de metal en el cuerpo dijeron que la investigación resalta el papel de los iones metálicos en el desarrollo del Alzheimer, ya que la acumulación de exceso de hierro en el cerebro es una observación constante en la enfermedad de Alzheimer.

Otra investigación también demostró que la reducción del exceso de hierro en el cerebro puede aliviar los síntomas similares de la enfermedad Alzheimer en ratones2, mientras que la medición de hierro en el cerebro ha sido sugerida como una forma de detectar la enfermedad de Alzheimer en sus primeras etapas3.

También se sabe que el hierro se acumula específicamente en las regiones del cerebro asociadas con los procesos de la memoria y el pensamiento, que se pierde gradualmente a medida que progresa la enfermedad de Alzheimer. En este momento no es del todo claro saber si el exceso de hierro es el resultado de fuentes externas, como los suplementos o sartenes de metal, o debido a una predisposición genética que permite el exceso de hierro o por cambios bioquímicos que causan un desequilibrio interno; probablemente es una combinación de todos.

Lo que se sabe es que el exceso de hierro en áreas donde no debe estar es claramente tóxico, y cuando se acumula en las neuronas podría ser la “etapa final de la neurodegeneración”4.

¿Cómo saber si sus niveles de hierro están elevados?

La revisión de sus niveles de hierro se realiza mediante una simple prueba de sangre llamada prueba de ferritina sérica. Creo que esta es una de las pruebas más importantes que todo el mundo debería hacerse regularmente, como parte de un proceso de prevención o salud preventiva.

La prueba mide la molécula portadora de hierro, una proteína que se encuentra dentro de las células, llamada ferritina, que almacena el hierro. Si sus niveles de ferritina son bajos significa que sus niveles de hierro son también bajos.

El rango saludable de la ferritina sérica se encuentra entre 20 y 80 ng ml. Por debajo de los 20 es un fuerte indicador de deficiencia de hierro, y por encima de los 80 sugiere que tiene un exceso de hierro. El rango ideal es entre 40-60 ng/ml. Cuanto mayor sea el número de más de 100, mayor es la sobrecarga de hierro; los niveles de más de 300 son particularmente tóxicos y eventualmente puede causar daños graves a largo plazo en casi todas las personas con esos niveles.

Afortunadamente, la mayoría de las mujeres premenopáusicas pierden hierro todos los meses cuando menstrúan. Como resultado, las mujeres que menstrúan rara vez sufren de síndrome de sobrecarga de hierro, ya que eliminar la sangre de su cuerpo es la forma más eficaz de tener niveles de hierro bajos. Sin embargo, la mayoría de los hombres adultos y mujeres postmenopáusicas tienden a tener un alto riesgo de sobrecarga de hierro y toda su toxicidad, ya que no tienen esta pérdida mensual de sangre.

Además, algunas personas tienen una predisposición genética para absorber el exceso de hierro, predisposición que se denomina hemocromatosis o hemosiderosis. Curiosamente, una de las causas más comunes del exceso de hierro es el consumo regular de alcohol. El alcohol que se consume de forma regular aumentará la absorción de cualquier hierro en su alimentación. Por ejemplo, si usted toma un poco de vino acompañado con carne, es probable que consuma más hierro del que necesita.

Otras potenciales causas de niveles altos de hierro son:

—Cocinar en ollas de hierro o sartenes. Cocinar alimentos ácidos en estos tipos de ollas y sartenes hará que el contenido de absorción de hierro.

—Comer alimentos procesados, como cereales y panes blancos que son “enriquecidos” con hierro. El hierro utilizado en estos productos es hierro inorgánico no muy diferente de la oxidación y es mucho más peligroso que el hierro presente en la carne.

—El agua potable con alto contenido de hierro. La clave aquí es asegurarse de tener algún tipo de precipitador de hierro y/o un filtro de agua de ósmosis inversa.

—Tomar vitaminas múltiples y suplementos minerales, ya que ambas tienen con frecuencia hierro.

Qué hacer si usted tiene niveles de hierro altos

Algunas personas aconsejan utilizar quelantes de hierro, como el ácido fítico o IP6, pero no consideran un enfoque prudente como la donación de sangre, que es un método mucho más seguro y más eficaz y de bajo costo para este problema. Si por alguna razón un centro de donación de sangre no puede aceptar su sangre para donación, es posible obtener una receta de flebotomía terapéutica. Al mismo tiempo, asegúrese de evitar el exceso de hierro que consume a través de suplementos, del agua potable (agua de pozo), de los utensilios de cocina de hierro, o alimentos procesados ​​y fortificados.

Algunas hierbas y especias ricas en fenólico tales como el té verde y el romero pueden reducir la absorción de hierro5. La curcumina actúa como un quelante de hierro, y en estudios realizados en ratones, su alimentación suplementada con este extracto de especias mostraron una disminución en los niveles de ferritina en el hígado6. Por último, la astaxantina, que ha sido investigada por sus más de 100 potenciales beneficios para la salud7, ha demostrado reducir el hierro inducido por el daño oxidativo8.

Tenga en cuenta, sin embargo, que el hierro es un metal problemático para su cerebro. Otros, incluyendo el zinc, el aluminio y el cobre, también son conocidos por acumularse en el cerebro y están de la misma manera relacionados con la enfermedad de Alzheimer.

Consejos para prevenir el Alzheimer

La enfermedad de Alzheimer se encuentra actualmente en proporciones epidémicas, con 5.4 millones de estadounidenses —entre ellos uno de cada ocho personas de 65 años en adelante— que viven con la enfermedad de Alzheimer, de acuerdo con los datos y números de la Asociación de Alzheimer del 20119. Para 2050, se espera llegar a los 16 millones, y en los próximos 20 años se proyecta que la enfermedad de Alzheimer afectará a uno de cada cuatro estadounidenses.

Sin embargo, usted no tiene que sentirse impotente frente a esta enfermedad, ya que aunque no existe una cura conocida hasta el momento, hay estrategias simples disponibles para reducir significativamente su riesgo. Algunas de las mejores estrategias para la prevención del Alzheimer, además de evitar el exceso de hierro, son:

Fructosa. La mayoría de las personas se beneficiarán de mantener un consumo total de fructosa a menos de 25 gramos por día. La fructosa tiene varios modos de neurotoxicidad, incluyendo daños en el sistema circulatorio, del cual depende la salud del sistema nervioso, así como también cambia el mecanismo de ansiedad del cerebro. Dado que la persona promedio excede esta recomendación en un 300%, este es un problema generalizado y grave. Veo este paso como el más importante que puede tomar.

Además, cuando el hígado está ocupado procesando la fructosa (la cual su hígado convierte en grasa), limita gravemente su capacidad para convertirlo en colesterol, un bloque de construcción esencial para el cerebro y crucial para su salud. Este es otro aspecto importante que explica cómo y por qué el consumo excesivo de fructosa es tan perjudicial para su salud.

Mejorar sus niveles de magnesio. Existe investigación preliminar muy interesante que sugiere una disminución en los síntomas de Alzheimer con el aumento de los niveles de magnesio en el cerebro. Desafortunadamente, la mayoría de los suplementos de magnesio no pasa a los niveles sanguíneos del cerebro, pero una nuevo treonato de magnesio parece ser eficaz y resulta ser prometedor para curar esta condición en el futuro.

Optimice sus niveles de vitamina D mediante la exposición segura al sol. Se ha revelado un fuerte vínculo entre los niveles bajos de vitamina D en pacientes con Alzheimer10 y malos resultados en las pruebas cognitivas. Los investigadores creen que niveles óptimos de vitamina D pueden aumentar la cantidad de sustancias químicas importantes en el cerebro y proteger las células del cerebro a través del aumento de la eficacia de las células gliales mediante la restauración de las neuronas dañadas.

La vitamina D también puede ejercer algunos de sus efectos beneficiosos para contrarrestar la enfermedad de Alzheimer a través de sus propiedades antiinflamatorias e inmunomoduladoras. Suficiente vitamina D es imprescindible para el buen funcionamiento de su sistema inmunológico para combatir la inflamación que se asocia también con esta enfermedad.

Mantenga sus niveles de insulina por debajo de 3 en ayunas. Esto está indirectamente relacionado con la fructosa, ya que claramente va a conducir a la resistencia de insulina. Sin embargo otros azúcares, cereales y la falta de ejercicio son también factores importantes.

Vitamina B12. Según un pequeño estudio finlandés publicado recientemente en la revista de Neurología11, las personas que consumen alimentos ricos en vitamina B12 pueden reducir su riesgo de Alzheimer en sus últimos años. Por cada unidad de aumento en el marcador de la vitamina B12 (holotranscobalamina), se redujo en un 2 por ciento el riesgo de desarrollar Alzheimer.

También se ha descubierto que la dosis muy elevada de vitamina B puede tratar la enfermedad de Alzheimer y reducir la pérdida de memoria.

Tenga una alimentación nutritiva, rica en ácido fólico, como la que describí en mi plan de nutrición. Estrictas dietas vegetarianas han demostrado aumentar el riesgo de la enfermedad de Alzheimer12, mientras que las dietas altas en ácidos grasos omega-3 disminuyen el riesgo13. Sin embargo, los vegetales, sin lugar a dudas, son la mejor forma de folato, y todos deberíamos comer una gran cantidad de vegetales frescos crudos todos los días.

Ácidos grasos de omega-3 de alta calidad, tales como el aceite de kril. (Yo recomiendo evitar la mayoría de pescado, a pesar de que el pescado es naturalmente alto en ácidos grasos omega-3, la mayoría de los peces de hoy en día están altamente contaminados con mercurio.)

El consumo elevado de ácidos grasos omega-3 EPA y DHA ayuda a prevenir el daño celular causado por la enfermedad de Alzheimer, lo que ralentiza su progresión y disminuye el riesgo de desarrollar este trastorno. Los investigadores también han dicho que el DHA “reduce drásticamente el impacto del gen de la enfermedad de Alzheimer”.

Evite y elimine el mercurio de su cuerpo. Los empastes dentales de amalgama son una de las principales fuentes de mercurio, sin embargo usted debe estar sano antes de que se lo elimine. Una vez que se han adaptado a seguir la alimentación descrita en mi plan de nutrición optimizado, se puede seguir el protocolo de desintoxicación de mercurio y luego buscar un dentista biológico que le elimine las amalgamas.

Evite el aluminio, presente en desodorantes, utensilios de cocina antiadherentes y adyuvantes de vacunas, etc.

Haga ejercicio con regularidad. Se ha sugerido que el ejercicio puede desencadenar un cambio en la forma en que se metaboliza la proteína precursora amiloide14; por tanto, frena la aparición y progresión de la enfermedad de Alzheimer. El ejercicio también aumenta los niveles de proteína PGC-1 alfa.

La investigación también ha demostrado que las personas con Alzheimer tienen menos PGC-1 alfa en el cerebro15, y las células que contienen más cantidad de esa proteína producen menos proteína amiloide tóxica asociada con la enfermedad de Alzheimer.

Evite vacunas contra la gripe ya que la mayoría contienen mercurio y aluminio.

Coma una gran cantidad de arándanos. Los arándanos silvestres tienen un alto contenido de antocianina antioxidante, que se sabe protege contra el mal de Alzheimer y otras enfermedades neurológicas.

Desafíe su mente todos los días. La estimulación mental, sobre todo aprender algo nuevo, como aprender a tocar un instrumento o un idioma nuevo, se asocia con un menor riesgo de Alzheimer. Los investigadores sospechan que el desafío mental ayuda a desarrollar su cerebro, por lo que es menos susceptible a las lesiones asociadas con la enfermedad de Alzheimer.

Evite los anticolinérgicos y los medicamentos con estatinas. Los medicamentos que bloquean la acetilcolina, un neurotransmisor del sistema nervioso, han demostrado que aumentan el riesgo de demencia. Estos medicamentos incluyen ciertos analgésicos, antihistamínicos, pastillas para dormir, ciertos antidepresivos, medicamentos para controlar la incontinencia y ciertos analgésicos narcóticos.

Un estudio encontró que las personas que tomaron los medicamentos clasificados como “anticolinérgicos definidos” tuvieron una incidencia cuatro veces mayor de deterioro cognitivo16. Tomar regularmente dos de estos fármacos aumentó aún más el riesgo de deterioro cognitivo.

Los medicamentos con estatinas son particularmente problemáticos ya que reprimen la síntesis de colesterol, agotan la coenzima Q10 del cerebro y precursores neurotransmisores, y dificultan la distribución adecuada de ácidos grasos esenciales y antioxidantes solubles en grasa al cerebro al inhibir la producción de la biomolécula portadora indispensable conocida como lipoproteína de baja densidad.

 

Fuentes

1 Journal of Alzheimer’s Disease March 9, 2012

2 Nat Med. 2012 Jan 29;18(2):291-5.

3 Neuroimage. 2011 Mar 1;55(1): 32-8. Epub 2010 Nov 30.

4 WSJ.com January 31, 201

5 Green tea or rosemary extract added to foods reduces nonheme-iron absorption. Am JClin Nutr. 2001 Mar;73(3):607-12. PMID: 11237939

6 Iron chelation in the biological activity of curcumin. Free Radic Biol Med. 2006 Apr 1;40(7):1152-60. PMID: 16545682

7 GreenMedInfo.com, Astaxanthin Research Page

8 Astaxanthin and peridinin inhibit oxidative damage in Fe(2+)-loaded liposomes: scavenging oxyradicals or changing membrane permeability? Biochem Biophys Res Commun. 2001 Oct 19;288(1):225-32. PMID: 11594777

9 2011 Alzheimer’s Diseases Facts and Figures (PDF)

10 Is Vitamin D Important for Preserving Cognition? A Positive Correlation of Serum 25-Hydroxyvitamin D Concentration with Cognitive Function, Archives of Biochemistry and Biophysics, April 15, 2007: 460(2); 202-205, Robert J. Przybelski and Neil C. Binkley.

11 Beauty and the Beast: B12, Homocysteine, and the Brain: A Bemusing Saga!, Neurology,October 19, 2010: 75(16); 1402-3, S. Seshadri.

12 Vitamin B12 and Folate in Relation to the Development of Alzheimer’s Disease, Neurology, May 8, 2001: 56(9); 1188-1194, H-X. Wang, BA, et al.

13 A Diet Enriched with the Omega-3 Fatty Acid Docosa hexaenoic Acid Reduces Amyloid Burden in an Aged Alzheimer Mouse Model, Journal of Neuroscience, March 23, 2005: 25(12); 3032- 40, G. P. Lim, et al.

14 Voluntary Exercise Decreases Amyloid Load in a Transgenic Model of Alzheimer’s Disease, Journal of Neuroscience, April 27, 2005: 25(17); 4217-4221, Paul A. Adlard, et al.

15 PPAR γ Co-activator-1α (PGC-1α) Reduces Amyloid-β Generation through a PPAR γ-Dependent Mechanism, Journal of Alzheimer’s Disease, 2011: 25(1); 151-62, L. Katsouri, et al.

16 Use of Anticholinergics and the Risk of Cognitive Impairment in an African American Population, Neurology, July 13, 2010: 75(2); 152-9, N. L. Campbell, et al.

Mercola.com, 19-07-2012

http://espanol.mercola.com/boletin-de-salud/exceso-de-hierro-conduce-al-alzheimer.aspx

FUENTE: www.connuestroperu.com

Anuncios

Acerca de ascadacr

Organización sin fines de lucro, en pro de familiares y cuidadores de pacientes con Alzheimer y enfermedades afines.
Esta entrada fue publicada en Articulos en medios de comunicación, Familiares, Gerenal, Médicos y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s