Más alla del límite

Más allá del límite

                Fotografías: Abelardo Fonseca / Texto: Ángela Ávalos R.      –     Actualizado el 30 de junio de 2013 a: 12:00 a.m.

La espalda no da para más y los ojos se cierran por el cansancio. Mas todo, absolutamente todo se aguanta por él o por ella. En el fondo, no es solo un asunto de responsabilidad. Es amor.

Ileana Ramírez cuidó a su mamá por 30 años. La señora murió hace poco. Hoy, Ileana vela por una hermana. (Abelardo Fonseca)  FOTO LA NACION.

Ileana Ramírez cuidó a su mamá por 30 años. La señora murió hace poco. Hoy, Ileana vela por una hermana. (Abelardo Fonseca) FOTO LA NACION.

Más allá   del límite

Fotografías:   Abelardo Fonseca /    Texto:    Ángela Ávalos R.

La espalda no da para más y los ojos se cierran por el cansancio. Mas todo, absolutamente todo se aguanta por él o por ella. En el fondo, no es solo un asunto de responsabilidad. Es amor.

Ese sentimiento –la definición más usual de  servicio– es lo único que puede explicar la fuerza para levantar al enfermo  una y otra vez, alimentarlo como si se tratara de un bebé grande, cambiarle el pañal, bañarlo con delicadeza, curarle las heridas o darle la medicina.

Solo el amor lo hace posible. Y, además,  uno sin límites.

Puede ser la hija (sí, generalmente es la mujer), el esposo, un hermano. La verdad, para los otros casi no importa quién sea, mientras haya alguien que cuide al viejito con demencia senil o alzheimer; o le dé los  cuidados al pariente con alguna enfermedad grave, como el cáncer.

No importa porque, generalmente, el cuidador(a) no es tan trascendental  para los otros mientras no se enferme o se doblegue.

Si eso pasa, todos corren. “¿Quién cuida a mami, a papi? ¿Cómo es que se le dan las medicinas? ¡Por Dios! ¿Alguien sabe de las citas y  los exámenes?”

La verdad sea dicha: nadie cuida al cuidador (para ser justos, digamos que son pocos quienes lo hacen).

Si él o ella no se cuida, nadie más lo hará. Y dedicar tiempo para sí mismo(a) se vuelve una ilusión en la mayoría de los casos donde los otros parientes se limitan a ayudar de lejos.

Cuando el enfermo se ha ido, el vacío es enorme y es el momento en que, muchas veces, aquella persona que se convirtió en su ángel en la Tierra se siente más solo(a).  ¿Liberación o descanso? Ninguno de los dos. En la mayoría de las ocasiones, ese vacío se transforma en algo llamado soledad.

Fuente: www.nacion.com

Anuncios

Acerca de ascadacr

Organización sin fines de lucro, en pro de familiares y cuidadores de pacientes con Alzheimer y enfermedades afines.
Esta entrada fue publicada en Articulos en medios de comunicación, Familiares, Gerenal, Pacientes y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Más alla del límite

  1. Rolando Moreno Calvo dijo:

    Me parece excelente el desarrollo del tema por Angela Avalos. Felicitaciones,

    Me gusta

  2. Annel Rodriguez Arias dijo:

    Necesito toda la informacion para atender a mi mama que le esta dando ese mal. Auxikio

    Me gusta

    • ascadacr dijo:

      Por favor comuniquese con nosotros al 2273-4213 o escribanos a ascada.alzcr@gmail.com.

      Le invitamos a asistir a las reuniones de apoyo para familiares y cuidadores, los primeros miércoles de cada mes, a partir de las 3:30 pm, en el Hotel Ambassador, Paseo Colón.

      En todo lo que podamos ayudarles, será un honor, no están solos!.

      Un fuerte abrazo, Dios les bendiga!
      ASCADA

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s