Lo más destacado de la Conferencia Internacional sobre la Enfermedad de Alzheimer 2011

La Conferencia Internacional sobre la Enfermedad de Alzheimer organizada por Alzheimer’s Association (AAIC 2011), celebrada en París entre el 16 y el 21 de julio,  tuvo como principales temas la detección primaria, la intervención médica y la estandarización mundial para la epidemia de la salud del Siglo XXI – la enfermedad del Alzheimer y otras demencias. En este boletín publicamos dos artículos (este es uno de ellos) en los que ofrecemos un resumen de lo más destacado de las investigaciones presentadas en la AAIC 2011, basados en la información publicada por Alzheimer’s Association (http://www.alz.org/aaic/ y PRNewswire).
 
Traumas cerebrales y Alzheimer, una relación íntima
Los resultados de dos estudios presentados en la AAIC 2011 se han centrado en clarificar la relación entre los daños cerebrales y la discapacidad cognitiva leve (MCI). Las personas mayores que han experimentado heridas cerebrales traumáticas (TBI) han mostrado un aumento de más del doble en el riesgo del desarrollo de la demencia. En un periodo de tiempo de siete años, el riesgo de padecer una diagnosis de demencia era de poco más de un 15% en los que habían padecido una herida cerebral traumática en comparación con solo el 7% de los que no padecían TBI.

En otro estudio más preliminar, los investigadores compararon los resultados cognitivos de un grupo de antiguos jugadores de fútbol Americano de la NFL con otros dos grupos: (1) 41 adultos similares sin cambios cognitivos y (2) una muestra de 81 personas diagnosticadas con discapacidad cognitiva leve (MCI). Los investigadores descubrieron que los antiguos jugadores  de fútbol tenían un elevado riesgo de padecer MCI en comparación con los que no eran atletas. Los atletas con MCI obtuvieron resultados de pruebas similares a los del otro grupo con MCI, excepto los atletas que se mostraron menos discapacitados y que eran bastante menores.

Las relaciones entre los daños cerebrales y el riesgo de demencia siguen estando poco claros, con algunos estudios indicando un aumento del riesgo y otros descubrimientos sin asociación. Se trata de un tema importante que merece que se le preste más atención. Si desea conocer más sobre el conocimiento actual de la salud cerebral y del riesgo de Alzheimer visite http://www.alz.org.

El Alzheimer primario aumenta el riesgo de caídas
Durante la AAIC 2011 se ha presentado un estudio en el que se sugiere que las caídas son más habituales entre las personas con cambios cerebrales primarios de Alzheimer. Estas evalúan la tasa de caídas entre los adultos mayores sanos que parecen cognitivos con o sin Alzheimer preclínico, determinado por medio de un escaneado PET del cerebro que busca depósitos de una proteína tóxica llamada amiloide.

Estas personas con depósitos amiloides padecen el doble de riesgo de caídas. El estudio indica que, en algunas personas, los cambios en el modo de andar y equilibrio podrían aparecer como indicadores claros de Alzheimer, antes incluso que los cambios de memoria.

Las investigaciones anteriores han identificado varios factores de riesgo potencialmente modificables para el Alzheimer. A pesar de ello, sigue estando poco claro si el cambio en estos factores de riesgo basados principalmente en el estilo de vida podría producir menos casos de Alzheimer.

Nuevos métodos matemáticos para calcular el riesgo de Alzheimer y prevenirlo
Un nuevo modelo matemático del riesgo mundial del Alzheimer fue presentado durante la AAIC 2011. Su aplicación sugiere que la reducción de la prevalencia de los factores de riesgo de esta enfermedad crónica, conocidos y basados en el estilo de vida en un 25%, podrían prevenir de forma potencial 3 millones de casos de Alzheimer en el mundo, incluyendo cerca de medio millón en Estados Unidos.

En otras palabras, los investigadores han utilizado este modelo matemático para calcular el porcentaje de los casos de Alzheimer que podrían atribuirse a factores de riesgo como ladiabetes, la hipertensión de la mitad de la vida, la obesidad de la mitad de la vida, fumar, la depresión, el bajo nivel educativo y la inactividad física.
Los investigadores instan a tener precaución de que estas estimaciones supongan una presuposición de algo que aún no se ha demostrado -existe una relación de causa entre los factores de riesgo examinados y la enfermedad de Alzheimer, además de que los factores de riesgo podrían reducir el riesgo del Alzheimer .
Factores determinantes en el mantenimiento de las funciones cognitivas normales de adultos mayores
Un grupo de investigadores ofreció en la AAIC 2011 los descubrimientos iniciales de una serie de  características comunes a un grupo de adultos mayores que han mantenido una funciones cognitivas normales con el tiempo. Los científicos han indicado que, en su grupo de estudio, los factores más importantes relacionados con el mantenimiento de una cognición sana incluyeron puntuaciones bajas en las medidas de estrés, ansiedad, depresión y trauma, a pesar de que los pacientes experimentaran enfermedades que supusieran amenazas para la vida, violencia o vivir con padres o esposos afectados.

Los investigadores plantearon la hipótesis de que la capacidad de resistencia, en el caso de eventos que supusieran un empeoramiento de la vida, era probable que estuviera relacionada con los estilos de sobrellevado positivos y del trato personal de la “diligencia”.

Avances en inmunoterapia
Bapineuzumab es una inmunoterapia pasiva (de Pfizer, Janssen) que se ha probado para la enfermedad de Alzheimer entre leve y moderada. Los informes iniciales del estudio en fase II de Bapineuzumab han alarmado debido a los efectos secundarios del edema vasogénico (VE).

En la AAIC 2011 se han presentado los resultados de dos estudios sobre esta inmunoterapia pasiva, que han descrito (1) una re-evaluación de los resultados de seguridad en fase II y (2) el primer informe de los datos de seguridad a largo plazo para el tratamiento de Bapineuzumab más allá de 78 semanas.

Los resultados de seguridad a largo plazo se presentaron a partir de un estudio de ampliación de etiqueta abierta en fase II. Ochenta y seis personas (86) recibieron tratamiento con Bapineuzumab durante al menos tres años y 43 durante al menos cuatro años durante su análisis interino.

En general, Bapineuzumab fue tolerado correctamente y los efectos secundarios tendieron a ser leves. El descubrimiento más esperanzador de estos estudios es que el edema vasogénico (ahora denominado ARIA-E) parece que se da con menos frecuencia según pasa el tiempo. El riesgo de desarrollo de ARIA-E disminuye a la vez que aumenta el número de infusiones del fármaco; pasando de un 6,7% para las infusiones 1-3 a un 2,7% para las infusiones 4-10.

Por otra parte, dos neuroradiólogos independientes han revisado más de 2.000 imágenes MRI de 262 participantes en los estudios en fase II con Bapineuzumab. Los científicos han descubierto que los factores de riesgo para ARIA-E incluyeron APOE-e4 (un factor de riesgo genérico para el Alzheimer) y una dosis más elevada de Bapineuzumab, consistente con las observaciones anteriores. Según los investigadores, los factores de riesgo identificados en este ensayo indican que estas anormalidades de imágenes podrían estar relacionadas con la acumulación y autorización de amiloide de los vasos de la sangre en el cerebro.
Anticipándonos al Alzheimer, prevención de pérdida de células cerebrales

Uno de los objetivos más importantes en la investigación del Alzheimer es lograr prevenir los daños y pérdidas de células cerebrales por medio de la intervención primaria en los procesos de la enfermedad, incluso antes de que los síntomas destacados sean evidentes, ya que entonces será demasiado tarde para tratar la enfermedad de modo eficaz.

En 2008, el U.S. National Institute on Aging inició el estudio de la Dominantly Inherited Alzheimer’s Network (DIAN), llevado a cabo por medio de una red internacional de 11 de los principales centros de investigación y dirigido por la Washington University de St. Louis.

El estudio DIAN está investigando la aparición familiar joven del Alzheimer causada por raras mutaciones genéticas (responsables solo entre 1 al 2% de los casos de EA). DIAN ya cuenta con la red de investigación mayor y más amplia del mundo en relación a la investigación del Alzheimer predominantemente hereditario. Al estudiar el Alzheimer en personas poco probables de padecer la enfermedad debido a los genes podremos aprender más sobre la amplia mayoría de personas con Alzheimer.

En la AAIC 2011, los investigadores de DIAN han presentado los datos clínicos, cognitivos, MRI, PET, del líquido cerebroespinal (CSF) y los biomarcadores de la sangre del primer grupo de participantes de DIAN. El registro DIAN controlará finalmente a 400 participantes. Los científicos han presentado los datos de 150 reclutados iniciales. Los resultados indican que la química cerebral y los cambios de imagen se pueden detectar al menos 10 años, y quizá hasta 20 años, antes de la edad esperada de aparición del Alzheimer. Según los investigadores, los resultados demuestran la viabilidad y promesa de los estudios de prevención del Alzheimer en esta población especial.

Este artículo corresponde a la segunda parte del resumen de los resultados más destacados de las investigaciones que fueron presentadas en la pasada Conferencia Internacional sobre la Enfermedad de Alzheimer organizada por Alzheimer’s Association (AAIC 2011), y en la que participaron los investigadores de Fundació ACE. Institut Català de Neurociêncies Aplicades, yen la que se destacó el trabajo multinacional con base en datos abiertos y compartidos.
                  
Grandes pasos en torno a los biomarcadores gracias a los datos compartidos
Gran parte de la investigación sobre el Alzheimer pasa por desarrollar nuevos y primarios test para detectar la enfermedad. Las innovadoras iniciativas que se han venido gestando empiezan a dar los primeros pasos importantes para confirmar y estandarizar los biomarcadores del Alzheimer.

Un biomarcador es algo que puede evaluarse de forma objetiva como un indicador del proceso de la enfermedad o de la respuesta del cuerpo a la terapia. Por ejemplo, la presión arterial de la sangre es un biomarcador para la enfermedad cardiaca.

Dos estudios presentados en la AAIC 2011 han demostrado la importancia de la estandarización mundial de los biomarcadores para el Alzheimer y los datos internacionales compartidos.

Los datos de tres estudios multicentro sobre el Alzheimer han comparado, por primera vez, los resultados de las imagines cerebrales amiloides y el impacto genético y de la etnia en los resultados en los países de tres continentes diferentes. Los tres estudios han sido: la Alzheimer’s Disease Neuroimaging Initiative (US-ADNI), el Australian Imaging Biomarker and Lifestyle Flagship Study of Aging (AIBL) y la Japanese Alzheimer’s Disease Neuroimaging Initiative (J-ADNI).

Los resultados apuntan a que el efecto de la edad y APOE-e4 en la deposición amiloide en la población japonesa es similar al de los caucásicos, a pesar de su menor frecuencia e4 alela en los japoneses. Sin embargo, lo más importante es que, los resultados indican que los tres grupos de datos ADNI multinacionales son evaluables para el análisis combinado. El análisis combinado aumenta el poder de los resultados, reduce los efectos de la etnia y hace que los descubrimientos sean aplicables a una escala mayor. Esta es una de las primeras demostraciones del valor de los datos abiertos compartidos en la iniciativa mundial ADNI, propagados por medio de la Alzheimer’s Association.

Unificando ideas en torno a protocolos para evaluar el volumen del hipocampo como herramienta diagnóstica
Los cambios cerebrales primarios relacionados con el Alzheimer a menudo se ven en el hipocampo, el “centro de control” de las actividades relacionadas con la memoria en el cerebro, que a menudo es una de las primeras áreas del cerebro en estar afectadas por el Alzheimer.

Ya existen una variedad de protocolos publicados para evaluar el volumen del hipocampo. Como primera fase del proceso de estandarización, los investigadores han encuestado los diferentes protocolos disponibles para identificar las razones relacionadas con el motivo de la producción de diferentes estimaciones de volumen. Este trabajo recibió los fondos de la Alzheimer’s Association. El próximo paso será el de la creación, prueba y verificación de un protocolo sencillo para la evaluación basada en MRI de la contracción del hipocampo relacionado con la enfermedad del Alzheimer.
Identificación de factores que predicen la progresión del MCI a la demencia
Una persona con discapacidad cognitiva leve (MCI) padece problemas con la memoria, idioma u otra función mental que es lo suficientemente severa para ser destacada por sí misma y para mostrarse en los test, pero no lo suficientemente grave como para interferir en la vida diaria. No todo el mundo al que se le diagnostica MCI desarrollará enfermedad de Alzheimer. A pesar de ello, las investigaciones han demostrado que las personas con MCI padecen un riesgo aumentado de desarrollar Alzheimer en los próximos años, sobre todo cuando su principal problema es la memoria. La identificación de los factores que predicen la progresión del MCI a la demencia por Alzheimer emerge como una importante prioridad de investigación
Una iniciativa con perspectiva mundial del MCI incluye los datos de seis países (Australia, Francia, Alemania, Suecia, Reino Unido y Estados Unidos), presentándose por primera vez en la AAIC 2011, y ha descubierto que varios de los factores comunes emergen como indicadores de la progresión de MCI a Alzheimer, incluyendo: depresión, apatía, ansiedad, edad, pérdida de capacidad en las actividades diarias, factores cardiovasculares (incluyendo derrame y diabetes) y bajos niveles de formación. Los estudios han instado también a los médicos a poner más atención en las quejas de memoria subjetivas en personas que de otro modo están sanas como posibles indicadores de Alzheimer.
Tras la huella del amiloide para el diagnóstico precoz de la EA
Se cree que la construcción de una molécula tóxica conocida como amiloide beta en los cerebros de personas con Alzheimer se da antes de su reducción cognitiva. Una evaluación precisa o indicador del aumento de los depósitos amiloides en el cerebro podría posiblemente suministrar una diagnosis primaria en comparación con los actuales métodos de pruebas cognitivas, además de indicar posiblemente la progresión o severidad de la enfermedad.
Dos estudios presentados en la AAIC 2011 están relacionados con nuevos métodos para la evaluación del aumento de los depósitos amiloides, y su posible uso en la detección primaria y progresión del seguimiento de la enfermedad de Alzheimer. Los trabajos también abordan la identificación de los participantes para los ensayos de investigación y la evaluación del impacto de las terapias.
Uno de los estudios utilizó las evaluaciones de sangre para la estimación de la cantidad del amiloide beta depositada en el cerebro. El otro estudio indicó que los niveles anormales de algunas proteínas en el líquido cerebroespinal (incluyendo amiloide beta) en personas con discapacidad cognitiva leve podría indicar quiénes van a desarrollar Alzheimer en los próximos 10 años.
Ojo a los biomarcadores
En un pequeño estudio piloto presentado en la AAIC 2011, los investigadores han explorado qué características de los vasos de la sangre en la parte trasera del ojo podrían servir como biomarcadores posibles para la enfermedad del Alzheimer . Los investigadores han descubierto que la anchura de algunos de los vasos de la sangre en la parte trasera del ojo era muy diferente para las personas con Alzheimer en comparación con las personas sanas, y esto está correlacionado con las imágenes cerebrales que son indicativo del Alzheimer .
Aunque la mayor parte de las patologías relacionadas con el Alzheimer se dan en el cerebro, también se ha indicado que la enfermedad también crea cambios en el ojo, que está muy conectado con el cerebro y es más accesible para su examen en la consulta del médico. El estudio es muy preliminar, pero esperanzador.
Verdades y mentiras en torno al Alzheimer, la necesidad de una mejor información pública
Los resultados de una encuesta realizada a personas de Francia, Alemania, Polonia, España y Estados Unidos han indicado que mientras que a las personas les da miedo el Alzheimer tan solo por detrás del cáncer, la abrumadora mayoría indicó que iría al médico en caso de que vieran síntomas de pérdida de memoria y confusión.
La encuesta recibió el apoyo de una beca para Alzheimer Europe de Bayer, y fue realizada por la Harvard School of Public Health . A pesar de ello, muchos de los entrevistados creen que ahora ya existe un método efectivo para detener la progresión del Alzheimer; y muchos indicaron también que existe un test fiable actualmente disponible para determinar si una persona está en fase inicial de Alzheimer. Ninguna de estas declaraciones es verdadera. Los científicos han dicho que es necesario contar con una mejor formación pública en torno al Alzheimer.

Fuente: Redacción Magazín Alzheimer

Anuncios

Acerca de ascadacr

Organización sin fines de lucro, en pro de familiares y cuidadores de pacientes con Alzheimer y enfermedades afines.
Esta entrada fue publicada en Familiares, Gerenal, Médicos y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Lo más destacado de la Conferencia Internacional sobre la Enfermedad de Alzheimer 2011

  1. Pingback: Destacado en la Conferencia Int. Alzheimer 2011 | Alzheimer Universal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s