Yo aprendí a cerrar mis ojos y reflexionar

Siento que no recuerdes mi cara Siento que no sonrías como antes Siento que tus días a veces sean sombríos Siento que algunas noches tengas miedo a pesar de que te coja de la mano Siento que no puedas contarle tus cuentos a tus nietos Siento que no llegues a realizar aquel viaje que tantaSigue leyendo «Yo aprendí a cerrar mis ojos y reflexionar»