Enfermedad de Alzheimer y desordenes conexos

GENERALIDADES ACERCA DE LAS DEMENCIAS

¿Qué es la demencia?

La demencia es una pérdida de las facultades intelectuales (tales como el pensamiento, la memoria y el razonamiento), lo suficientemente severa como para interferir con el funcionamiento cotidiano de la persona.  No es una enfermedad en sí, sino más bien un grupo de síntomas que puede acompañar a ciertas enfermedades o condiciones físicas.

La causa y la velocidad con que avanzan las demencias varian. 

Entre algunas de las enfermedades más conocidas que ocasionan la demencia figuran la enfermedad de Alzheimer, la demencia por infarto múltiple, la enfermedad de Huntington, la enfermedad de Pick, la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob y el mal de Parkinson.

Entre las dolencias que pueden ocasionar o simular la demencia incluyen la depresión, los tumores cerebrales, las deficiencias nutricionales, las lesiones cefálicas, el hidrocéfalo, infecciones (SIDA, meningitis, sifílis), reacciones a las drogas y problemas de tiroides.

Es imperativo que toda persona que padezca deficiencias de la memoria o confusión se someta a un minucioso proceso de diagnóstico.  Ello requiere de un reconocimiento efectuado por un médico experimentado en el diagnóstico de enfermedades demenciales y pruebas de laboratorio minuciosas.

El reconocimiento médico debe incluir una reevaluación de todos los medicamentos.  Este proceso ayudará al paciente a obtener tratamiento para enfermedades curables, contribuirá a que el paciente y su familia logren llevara a cabo la planificación necesaria, y proporcionará importante información médica para generaciones venideras.

LA ENFERMEDAD DE ALZHEIMER

La enfermedad de Alzheimer es el más común de los desórdenes demenciales.  Es un mal progresivo y degenerativo que ataca el cerebro y trae como consecuencia limitaciones de la memoria, el pensamiento y el comportamiento. 

Los síntomas de la enfermedad de Alzheimer incluyen una pérdida gradual de la memoria, disminución en la capacidad de realizar tareas cotidianas, confusión respecto al tiempo y el espacio, limitaciones para discernir, cambios de la personalidad, dificultades en el aprendisaje y pérdida de destrezas  verbales y comunicativas.

Al igual que con todos los tipos de demencia, la velocidad con que avanza ésta en los pacientes que padecen de Alzheimer varía de un caso a otro.  A partir del momento en que se manifiestan los síntomas, el intervalo de vida de un paciente de Alzheimer oscila entre los 3 hasta los 20 años o más, dejando a quien la padece eventualmente incapacitada para ocuparse de sí misma.

Si bien un diagnóstico definitivo de la enfermedad de Alzheimer solamente es posible mediante un examen de los tejidos cerebrales, el cual por lo general se realiza en el momento de la autopsia, es importante que toda persona que padezca de cualquier tipo de desorden relacionado con la demencia, se someta a un examen clínico minucioso.

De hecho, después de dicha evaluación, aproximadamente un 20% de los casos sospechados de Alzheimer resultan ser afecciones médicas ajenas a Alzheimer que a veces responden a tratamiento.

DEMENCIA POR INFARTO MÚLTIPLE

La demencia por infarto múltiple (DIM), o demencia vascular, consiste en un deterioro de las facultades mentales, ocasionado por mútiples apoplejias (infartos) al cerebro.

La manifestación e la DIM puede ser relativamente súbita ya que pueden ocurrir muchos infartos antes de que aparezcan los síntomas.  Dichas apoplejias pueden lesionar zonas del cerebro encargadas de funciones especificas e igualmente pueden producir síntomas generalizados de demencia.  Por consiguiente, la DIM puede manifestarse en forma similar a la enfermedad de Alzheimer.  La demencia por infarto múltiple se diagnostica por lo general mediante análisis neurológicos y técnicas de exploración del cerebro, tales como la tomografía computarizada (explorer CT) o imagenes por resonacia magnética (sigla en inglés MRI), con el fin de identificar las apoplejias cerebrales.

MAL DE PARKINSON

El mal de Parkinson es una enfermedad progresiva desl sistema nervioso central.

Las personas que padecen de este mal carecen de la sustancia dopamina, que es primordial para que el sistema nervisos central controle la actividad muscular.

El mal de Parkinson suele caracterizarse por convulsiones, rigidez de las extremidades y de las coyunturas, impedimento para expresarse verbalmente y dificultad para iniciar el movimiento físico.

En etapas avanzadas en el curso de la enfermedad algunos pacientes desarrollan demencia y en última instancia la enfermedad de Alzheimer.  Inversamente, algunos pacientes que padecen de Alzheimer desarrollan síntomas del mal de Parkinson.

Con el fin de mejorar los síntomas relacionados con la motricidad en pacientes con el mal de Parkinson, se han utilizado medicamentos tales como levodopa que, una vez en el cerebro, se transforma en dopamina, y deprenil, que evita la degeneración de neuronas que contienen dopamina.  Pero dichos medicamentos no corrigen los cambios mentales que se han presentado.

ENFERMEDAD DE HUNTINGTON

La enfermedad de Huntington es cerebral degenerativa y hereditaria que afecta la mente y el cuerpo.

Esta enfermedad comienza por lo general a la mediana edad y se caracteriza por una disminución de capacidades intelectuales, movimientos irregulares e involuntarios de las extremidades o de los músculos faciales.

Entre los síntomas de la enfermedad de Huntington figuran cambios de personalidad, perturbación de la memoria, alteraciones del habla, limitaciones para discernir y problemas psiquiátricos. 

El proceso de diagnosticar la enfermedad de Huntington incluye una evaluación de historial médico familiar, la detección de desórdenes motrices típicos y la exploración cerebral con el método CAT.  En el cromosoma 4 se ha identificado in indicador genérico asociado con la enfermedad de Huntington y los investigadores laboran actualmente en la localización del gen propiamente dicho.

Pese a que no hay tratamiento para detener el avance de la enfermedad, las alteraciones motrices y las síntomas psiquiátricos se pueden controlar con medicamentos.

ENFERMEDAD DE CREUTZFELDT-JAKOB

La enfermedad de Creutzfeldt-Jakob (CJ) es una enfermedad cerebral mortal y poco frecuente, ocasionada por un organismo infeccioso y contagioso, probablemente un virus.

Los primeros síntomas de la enfermedad incluyen fallas de la memoria, cambios de comportamiento y pérdida de coordinación.  A medida que la enfermedad avanza, por lo general con gran rápidez, el deterioro mental se agudiza,  aparecen los movimientos involuntarios (especialmente las sacudidas musculares repentinas), y puede que el paciente pierda la vista, desarrolle debilidad en los brazos o en las piernas y en última instancia caiga en estado de coma.

La muerte de los pacientes que padecen de CJ generalmente ocurre por infecciones en el paciente postrado en cama e inconsciente. 

Al igual que en el caso de la enfermedad de Alzheimer, un diagnóstico definitivo de la CJ solo puede obtenerse mediante un examen del tejido cerebral, generalmente al hacerse la autopsia.

ENFERMEDAD DE PICKS

La enfermedad de  Picks es también una enfermedad cerebral poco frecuente, la cual, al igual que la enfermedad de Alzheimer, puede resultar difcil de diagnosticar.

Perturbaciones en la personalidad, el comportamiento y la orientación pueden anteceder y ser inicialmente más severas que los defectos de la memoria.

Como el Alzheimer también, un diágnostico definitivo se obtiene generalmente al hacerle al autopsia.

HIDROCÉFALO DE PRESIÓN NORMAL

El hidrocéfalo de presión normal es una enfermedad poco común que entraña una obstrucción en la circulación normal del liquido cerebroespinal.  Dicho bloqueo ocasiona una acumulación de líquido cerebroespinal en el cerebro.

Los síntomas del hidrocéfalo de presión normal incluyen la demencia, la incontinencia urinaria y dificultad para caminar.

Actualmente, los recursos de diagnóstico más útiles son las técnicas de neuroimágenes; es decir, la MRI.

El hidrocéfalo de presión normal puede ser ocasionado por distintos factores tales como: meningitis, encefalitis y lesiones en la cabeza.  Además del tratamiento de las causas subyacentes, este desorden puede corregirse mediante un procedimiento neuroquirúrgico (la inserción de una desviación) con el fin de desviar el líquido del cerebro.

DEPRESIÓN

La depresión es un desorden psiquiátrico caracterizado por la tristeza, la inactividad, la dificultad de pensar y concentrarse, la sensación de falta de esperanza y algunas veces las tendencias suicidas.

Muchos pacientes en estado agudo de depresión manifestarán deficiencias mentales, incluyendo la deficiencia de la concentración y de la atención.

Cuando la demencia y la depresión se presentan simultáneamente, el deterioro intelectual puede empeorar.

La depresión, bien sea que se presente sola o combinada con la demencia, puede ser reversible con el tratamiento propicio.

ASCADA

Anuncios

Acerca de ascadacr

Organización sin fines de lucro, en pro de familiares y cuidadores de pacientes con Alzheimer y enfermedades afines.
Esta entrada fue publicada en Familiares, Médicos y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s